protección-contra-incendios

Historia de los extintores

Los extintores como los que se usan como protección contra incendios en Valencia son el instrumento más tradicional y antiguo para apagar fuegos. Es de suma importancia disponer de este dispositivo ya que es la base de otros dispositivos complementarios como las mantas térmicas, los detectores, los rociadores, etc. Realizar un mantenimiento preventivo y correctivo es un imperativo.

El objetivo por el que se inventó el extintor era poder propulsar el líquido con tal presión y concentración que pudiera llegar a rincones donde las llamas fueran de difícil acceso para una persona normal. Su historia es bien ilustrativa.

Del barril de dinamita…

En el siglo XVIII, el célebre químico sir Ambrose Godfrey patentó un barril lleno de líquido   y dotado con una cámara de peltre con pólvora. El artilugio estaba conectado a un sistema de fusibles que se encendía, haciendo estallar la pólvora que a la vez dispersaba la solución líquida. Este rocambolesco instrumento, sin embargo, fue utilizado en contadas ocasiones.

… al matafuegos del capitán Manby

Todo el mundo coincide en señalar al capitán William George Manby como el precursor del verdadero matafuegos (otra forma de referirse a extintor). Cuando se paró a observar las dificultades que atravesaban unos bomberos de Edimburgo por apagar un incendio en los pisos superiores de un edificio, ideó un aparato de cuatro cilindros en el que el cilindro con aire servía para que los tres de agua salieran a presión y poder así alcanzar alturas considerables.

Del extintor de cartucho al de espuma y polvo

Pero no fue hasta la primera década del mismo siglo cuando aparecieron los primeros extintores portátiles. Más adelante llegaron los extintores de cartucho, que fueron reemplazados por los acumuladores de presión. En 1917 llegó el extintor de espuma y finalmente, en los años 50, los extintores de polvo que conocemos de hoy en día, como los extintores de Marpic de Valencia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *