plan emergencia incendio

Los hidrantes, una buena decisión para la protección contra incendios.

La rápida detección del fuego y la utilización inmediata de los sistemas de protección contra incendios a través de los medios adecuados de extinción son los factores fundamentales para la protección de vidas y bienes en caso de incendio.

En Marpic tenemos todo tipo de sistemas de protección contra incendios, en este post vamos a destacar los hidrantes.

Una boca de incendio es una toma de agua diseñada para proporcionar un caudal considerable en caso de incendio. El agua puede obtenerla de la red urbana de abastecimiento o de un depósito, mediante una bomba. El hidrante contra incendios se vacía automáticamente tras su utilización, protegiéndolo de daños por heladas. Incorpora un sistema anti rotura, que asegura la estanqueidad en caso de rotura por impacto.

Aquí os dejamos unas recomendaciones acerca de este sistema de protección contra incendios:

1 – Deberán instalarse de forma tal que resulte fácil el acceso y la utilización.
2 – La distancia entre cada hidrante contra incendios y la fachada de la zona protegida deberá estar comprendida entre 5 y 15 metros.
3 – La boca central del hidrante contra incendios quedará en dirección perpendicular a la fachada y de espaldas a la misma.
4 – Para considerar una zona protegida por hidrantes contra incendios, la distancia de un punto cualquiera al hidrante contra incendios deberá ser inferior a los 100 metros en zonas urbanas y 40 metros en el resto.
5 – Los hidrantes anti incendios deben de estar situados en lugares fácilmente accesibles, fuera de espacios destinados a la circulación y estacionamiento de vehículos y debidamente señalizados.

Hay que saber que mucha gente desconoce las ventajas de estos sistemas y no les dan la importancia que tienen, pero desgraciadamente la inhalación del humo es la causa real más común de la muerte. Tanto como el 85% de la gente que sufrió muerte del fuego, vivió o trabajó dónde no había ningún detector de humo o si había no funcionaba correctamente. Tristemente, la mitad excesiva de estas muertes se habría podido evitar con el uso apropiado de los detectores de humos.

Cada vez es más frecuente que empresas y particulares contraten el mantenimiento de sus extintores o sistemas de detección con empresas que no están debidamente autorizadas para ello. Estas empresas, cuando se ven en la necesidad de recargar un extintor o hacer el mantenimiento del sistema de detección subcontratan con otras empresas. En cuestión de seguridad no podemos infravalorar este procedimiento, ya que puede salir muy caro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *