El incendio de Roma, 64 d.c.

Los primeros bomberos – Protección contra incendios

¿Cuáles fueron los primeros bomberos?

Cuéntame una historia de bomberos, ¿Cuáles fueron los primeros bomberos?

El descubrimiento y manejo del fuego por parte del ser humano marcó un hito en la evolución tecnológica de éste, ya que empezó a aprender a usarlo para alumbrar, calentar y cocinar. La naturaleza, igual que le había enseñado que los rayos podían crearlo, y que él mismo con piedras y palos podía provocarlo, le enseñó que la lluvia lo apagaba. Así, el agua se ha convertido a lo largo de toda la historia en el principal aliado para apagar el fuego.

En la época romana surgieron los primeros cuerpos de bomberos organizados. Visto la cantidad de incendios que había en una ciudad tan densamente poblada como Roma, construida con calles estrechas (por tanto, fácil de pasar el fuego de una casa a otra) y edificios con material muy inflamables como telas, maderas y paja y visto lo ineficaz que era tener unos esclavos con cubos de agua para intentar sofocarlos se se creó el primer cuerpo de bomberos profesionales de la historia. Fue en la época del emperador Augusto, tras el incendio del año 6 d.C y en realidad era un grupo de vigilantes formado por aquarii (que transportaban el agua en cadenas humanas), siffonarii (que arrojaban el agua al fuego con bombas de mano) i uncinarii (que sujetaban los techos y paredes en llamas con lanzas provistas de ganchos).

Los bomberos recibían paga y una pensión al retirarse después de haber servido 26 años. El prefecto tenía poderes de juez para juzgar cualquier asunto relacionado con los fuegos. Si alguien obstruía el libre transito del equipo, el prefecto podía ordenar su arresto y celebrarle juicio inmediatamente.

Como curiosidad, fue famoso el caso de Plinio Creso, que se aprovechó de tener un cuerpo de bomberos para chantajear a la gente obligándola a vender la casa y terrenos o quedarse con ella destruida sin el fuego por apagar por los bomberos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *